Si eres un amante de los viajes, seguramente has notado el impacto del uso desenfrenado de plástico en nuestros destinos turísticos favoritos. Playas llenas de botellas y popotes, calles inundadas de bolsas plásticas que obstruyen coladeras; el problema del plástico desechable es innegable. Pero ¿cómo podemos disfrutar de nuestros viajes sin contribuir a esta crisis ambiental? Aquí te ofrecemos consejos prácticos para tener un viaje libre de plástico y reducir tu huella ambiental.

 

Botella de agua reutilizable: Una de las formas más sencillas de evitar el plástico en tus viajes es llevar contigo una botella de agua reutilizable. Puedes pasarla por seguridad vacía y llenarla una vez que estés dentro del aeropuerto. En algunos países, como Canadá y Estados Unidos, el agua de la llave es potable, lo que facilita aún más la tarea. Si visitas otros lugares, busca bebederos o pide un vaso de agua en un restaurante local para llenar tu botella.

 

Bolsa de silicón reutilizable: A menudo, necesitamos bolsas tipo ziploc en nuestros viajes, pero estas pueden ser reemplazadas por bolsas de silicón reutilizables. Están hechas de un material extremadamente duradero, son a prueba de agua y son una opción sostenible para guardar alimentos o artículos personales.

 

Utensilios de bambú o acero inoxidable: Lleva contigo tus propios cubiertos y popotes reutilizables. Esto te permitirá reducir la basura desde el momento en que subes al avión, evitando el uso de utensilios de plástico desechable que suelen ofrecer en los vuelos y restaurantes.

 

Contenedor reutilizable: Un contenedor de acero inoxidable puede ser tu salvador en el camino. Úsalo para guardar alimentos que no terminaste durante una comida o para llevar snacks en tus excursiones. Es una forma práctica y sostenible de evitar el desperdicio de comida y envases de plástico.

 

Productos en barra: Opta por shampoo, acondicionador y cremas humectantes en barra en lugar de los envases tradicionales. Estos productos no solo son más compactos y fáciles de transportar, sino que también contribuyen a una experiencia de viaje libre de residuos.

 

Bolsa de lona reutilizable: Al igual que en casa, lleva una bolsa de lona reutilizable contigo durante tus compras mientras viajas. De esta manera, puedes decir «no, gracias» a las bolsas de plástico ofrecidas por las tiendas y contribuir al cuidado del medio ambiente.

 

Es fundamental recordar que ser un ciudadano responsable no se limita a tu lugar de origen; debes extenderlo a los lugares que visitas. Contribuir a la solución y no al problema es esencial para proteger nuestro planeta. Si tienes otros consejos para viajar libre de plástico, compártelos en los comentarios y ayudemos juntos a crear un turismo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Tu elección marca la diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *