CDMX a 11 de septiembre, 2023.- El Mogote, una vasta extensión desértica al noreste de La Paz, se alza como un refugio natural que no solo resguarda a las especies marinas de las inclemencias del clima, sino que también cautiva a los visitantes con sus impresionantes paisajes, según lo destaca el Fideicomiso de Turismo de La Paz.

 

Con más de 600 hectáreas de dunas y arena dorada, El Mogote se ha convertido en un destino imperdible para aquellos viajeros en busca de aventuras únicas que enriquezcan su experiencia en La Paz. Aquí, la práctica del sandboard desafía las leyes de la física y acelera las emociones, permitiendo a los visitantes deslizarse a toda velocidad sobre tablas por las dunas, ya sea de pie, sentados o acostados. Lo mejor de todo es que esta actividad es segura y adecuada para personas de todas las edades y niveles de habilidad.

 

Pero El Mogote no solo ofrece emocionantes desafíos en sus dunas; también ofrece un espectáculo auditivo único. Los visitantes atentos pueden deleitarse con los cantos de este lugar, un fenómeno descrito por exploradores como Marco Polo y Charles Darwin. Este fenómeno se origina cuando la arena se desliza por las laderas debido al viento, creando avalanchas granulares que hacen que la arena vibre y genere sonidos «musicales» con frecuencias definidas y armónicos. Estos sonidos, percibidos por el oído humano como emociones o sentimientos, se fusionan en armonía con la naturaleza, brindando una experiencia verdaderamente única.

 

Pero no todo en El Mogote es adrenalina y emoción. Este lugar también cuenta con una zona que contrasta con su entorno desértico y ofrece a los viajeros la oportunidad de relajarse y refrescarse en sus aguas cristalinas. La playa que baña la zona es ideal para descansar, mientras que los amantes de la aventura pueden optar por una emocionante visita guiada en kayak.

 

Al caer la tarde, El Mogote se transforma en un escenario mágico. Se recomienda ascender a la duna más alta para disfrutar de las impresionantes vistas de la zona árida del Mar de Cortés, con sus tonos rojizos que cubren el horizonte y las majestuosas montañas que lo rodean. Estos paisajes son perfectos para una sesión fotográfica, ya sea desde un teléfono celular o con una cámara profesional, y capturan la sensación de libertad que El Mogote ofrece a sus visitantes.

 

En resumen, El Mogote en La Paz es un tesoro desértico que combina aventura y serenidad en un entorno natural único. Ya sea deslizándose por las dunas, escuchando sus singulares cantos, relajándose en la playa o explorando en kayak, este rincón de México tiene algo especial que ofrecer a todos los viajeros que buscan experiencias auténticas en contacto con la naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *