La Península de Yucatán, conocida mundialmente por sus paradisíacas playas y rica historia maya, ha revelado uno de sus secretos más profundos y fascinantes: el agujero azul Taam Ja’. Este impresionante fenómeno natural, descubierto recientemente en la Bahía de Chetumal, no solo añade misticismo a la región sino que también se posiciona como el segundo agujero azul más grande del mundo, con una profundidad asombrosa de 274 metros.

 

¿Qué es un Agujero Azul?

Los agujeros azules son cavidades submarinas o dolinas que, por su profundidad, presentan un contraste de color notable con las aguas menos profundas que los rodean. Son formaciones geológicas que invitan a la exploración y al estudio, revelando capas ocultas de historia natural y climática del planeta.

 

Características Únicas del Taam Ja’

Con una superficie circular y lados empinados que forman un gran cono, el Taam Ja’ se extiende sobre un área de 13,690 metros cuadrados. Este coloso submarino se encuentra en un sistema estuarino, un detalle que lo distingue de otros agujeros azules, al estar ubicado en un punto donde el agua dulce se mezcla con el agua salada del mar Caribe.

 

El estudio de Taam Ja’ se ha realizado mediante técnicas de buceo y el uso de ecosondas, revelando que la entrada al agujero se encuentra entre 4.5 y 5 metros bajo el nivel del mar. Esta proximidad a la superficie y su ubicación estuarina ofrecen una ventana única a los ecosistemas marinos y de agua dulce de la región.

 

Importancia Científica y Cultural

El hallazgo de Taam Ja’ no solo es una maravilla para los aventureros y exploradores submarinos, sino que representa una invaluable fuente de información científica. Los investigadores creen que el estudio de este agujero azul puede arrojar luz sobre el clima y el ambiente planetario de épocas antiguas, ofreciendo pistas sobre los cambios geológicos y climáticos que ha sufrido la Tierra a lo largo de miles de años.

 

El nombre Taam Ja’, que significa ‘agua profunda’ en maya, rinde homenaje a las raíces culturales de la Península de Yucatán, reconociendo la conexión profunda entre la naturaleza y la historia de sus habitantes originarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *