Ciudad de México, 28 de febrero del 2024.– En un esfuerzo por salvaguardar los derechos y el bienestar de la niñez en situación de vulnerabilidad, el Congreso de la Ciudad de México ha tomado la iniciativa de instalar una mesa de trabajo interinstitucional. Esta acción tiene como objetivo revisar y mejorar la situación jurídica, administrativa, y presupuestal del Centro de Estancia Transitoria para Niños y Niñas (CETNN), dependiente de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX).

La propuesta, liderada por la diputada Polimnia Romana Sierra Bárcena del PRD, busca garantizar una atención óptima a los menores albergados en el CETNN, agilizando su situación jurídica y facilitando su proceso de adopción. Para ello, se ha solicitado la colaboración del jefe de Gobierno, Martí Batres Guadarrama; el encargado de despacho de la FGJCDMX, Ulises Lara López; y la titular del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia de la Ciudad de México, Rebeca Olivia Sánchez Sandín.

La iniciativa subraya la necesidad de asignar un presupuesto específico, etiquetado y auditable para asegurar una estancia digna para los menores. Además, se enfatiza la importancia de contar con personal multidisciplinario especializado para la atención adecuada de niñas y niños, tanto en el centro como en la agencia 59 de la fiscalía.

Sierra Bárcena también destacó la urgencia de implementar programas permanentes de reinserción social para adolescentes que ingresaron al centro siendo niños, víctimas de delitos. Estas medidas de protección diferenciadas son vistas como un deber fundamental del Estado, orientadas siempre al principio del interés superior de la niñez.

El documento presentado por la diputada expone la problemática actual del CETNN, que debería funcionar únicamente como refugio temporal pero cuya función se ve comprometida por prolongaciones en la estancia de los menores debido a cuestiones jurídicas y administrativas, además de la falta de condiciones óptimas para su atención.

La carencia de un presupuesto propio, el riesgo de replicar conductas violentas aprendidas en el contexto familiar, y la posibilidad de que los menores crezcan con problemáticas psicológicas y sociales son algunas de las preocupaciones señaladas. Se resalta la importancia de proporcionar a estos menores herramientas que faciliten su proceso de reinserción social.

Datos del INEGI revelan que más de un millón 600 mil menores en la capital viven sin sus padres por diversas circunstancias, lo que los deja en situación de vulnerabilidad. Además, de acuerdo con la Dirección de Estadística del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, de 1,247 solicitudes de adopción, sólo un 35% fueron concedidas, con un pequeño porcentaje de adopciones internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *