Con el aumento de las temperaturas a nivel global, el golpe de calor se ha convertido en una amenaza seria para la salud, especialmente en zonas urbanas donde el calor se intensifica. Durante el 2023, el golpe de calor ha sido particularmente letal, causando 372 defunciones hasta septiembre, según datos de la Secretaría de Salud. Este fenómeno afecta principalmente a grupos vulnerables como niños menores de 6 años, adultos mayores de 65 años, y personas con condiciones de salud preexistentes.

 

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) ofrecen recomendaciones vitales para identificar los síntomas del golpe de calor, que incluyen mareos, falta de sudoración después de un período de sudoración intensa, piel enrojecida y seca, fiebre alta, y un ritmo cardíaco acelerado. También pueden presentarse comportamientos inusuales como desvestirse inapropiadamente debido a la confusión o agitación, dolores de cabeza severos, e incluso convulsiones.

 

Cómo actuar frente a un golpe de calor

 

Si se sospecha que alguien está sufriendo un golpe de calor, es crucial actuar rápidamente para evitar daños graves o la muerte. Los primeros pasos incluyen:

 

  • Llamar de inmediato a los servicios de emergencia.
  • Mover a la persona a un área fresca y sombreada.
  • Reducir su temperatura corporal con agua fría, aplicando paños húmedos en áreas clave como las axilas y las ingles.
  • Hidratar a la persona con pequeños sorbos de agua, si está consciente.

Para prevenir el golpe de calor, es esencial:

 

  • Evitar la exposición directa al sol entre las 10:00 y las 16:00 horas.
  • Permanecer en lugares bien ventilados o climatizados durante las horas de mayor calor.
  • Vestir ropa ligera y de colores claros, y usar sombrero o gorra.
  • Aplicar protector solar regularmente y mantenerse hidratado con agua potable.

 

El conocimiento y la prevención son clave para combatir los efectos del golpe de calor. Con la llegada de olas de calor más frecuentes y severas debido al cambio climático, estas recomendaciones son más relevantes que nunca para proteger a la población vulnerable y garantizar un verano seguro para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *