Al retomar la producción de urea en 2020 con 28 mil toneladas, Petróleos Mexicanos (PEMEX) logró un salto productivo al cerrar 2023 con 210 mil toneladas, lo cual constituye un aumento del 650%.

La planta de Urea II en Coatzacoalcos, inactiva desde hace más de dos décadas, se pondrá en marcha nuevamente en marzo de este año. Este es el siguiente paso en el proceso iniciado por la empresa productiva del Estado hace tres años, cuando reinició la producción de urea con la planta I. Se espera alcanzar un total de 855 mil toneladas para este 2024.

Los complejos de fertilizantes Agronitrogenados (renombrado como Pro-Agroindustria) y Grupo Fertinal fueron el centro de atención bajo la dirección de Octavio Romero Oropeza en PEMEX. Durante el gobierno anterior, estas instalaciones fueron adquiridas a precios inflados y en condiciones deplorables. No obstante, por mandato presidencial, se procedió a reparar el daño calculado en 216 millones de dólares, al utilizar estos fondos para rehabilitar las plantas y aumentar la producción, al contribuir así a la autosuficiencia alimentaria.

A través del envío y traslado eficiente del fertilizante desde las plantas nacionales hasta los puertos y las 10 macrobodegas en México, PEMEX contribuyó significativamente al programa Fertilizantes para el Bienestar. Esto permitió la entrega de urea desde la planta de Coatzacoalcos, al beneficiar a cerca de 190 mil agricultores.

PEMEX logró completar el 70% del objetivo establecido en esta iniciativa durante el año 2023. Para este 2024, se espera que la producción de fertilizantes alcance el 84.2%, lo que asegurará el cumplimiento total de la demanda del programa hacia finales de dicho año.

Iniciado como un experimento en 2019 en Guerrero, el Programa de Fertilizantes para el Bienestar evolucionó hasta convertirse en un proyecto nacional que alcanza a todas las entidades del país. Este año se prevé que dos millones de pequeños productores se beneficien, tras haberse expandido desde la región centro, al englobar a Morelos, Puebla y Tlaxcala.

Se espera que al término de esta gestión se haya completado la reparación de dos plantas de urea, cuatro de amoniaco, la rehabilitación integral de la planta de fertilizantes en Lázaro Cárdenas y la mina de roca fosfórica en Baja California Sur, con una inversión total de más de 15 mil 100 millones de pesos, según el directivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *