Al experimentar un aumento del 5.4%, Petróleos Mexicanos (PEMEX) reportó al cierre de noviembre de 2023 una producción diaria de hidrocarburos líquidos que alcanzó el 1 millón 857 mil barriles, al superar en 96 mil barriles la cifra registrada en el mismo periodo de 2022.

La producción de la empresa productiva del Estado en el mes once, según las estadísticas petroleras, alcanzó un promedio diario de un millón 837 mil barriles, al representar un incremento del 3.3% en comparación con el millón 778 mil producidos en el mismo mes del año previo, sin contar a sus socios.

Dos millones 43 mil barriles diarios es la cifra acumulada de la producción conjunta anual de PEMEX y sus socios privados, al marcar un aumento del 5.1% con respecto al millón 943 mil barriles diarios registrados en el mismo periodo de 2022.

La estrategia de desarrollo de nuevos campos, según la petrolera mexicana, fue la clave del aumento en la producción. Además, la temprana incorporación de la producción llevó a que más del tercio de la extracción total de hidrocarburos líquidos provenga de desarrollos integrados en los últimos cinco años.

“De haberse seguido la tendencia inercial y sin incorporar nuevos campos, el día de hoy la producción de PEMEX sería equivalente a dos tercios de la actual”, destacó Octavio Romero Oropeza, director general de la empresa.

En noviembre de 2023, la compañía estatal experimentó un notable crecimiento del 23.58% en la elaboración de productos petrolíferos, al generar un total de 844 mil 200 barriles diarios que incluyen gasolinas, diésel, gas, entre otros. Este aumento se evidencia al contrastar con los niveles de producción de octubre.

“En nuestra oferta de productos petrolíferos, el cambio de rumbo ha permitido también revertir una condición inercial de menor producción, para lograr también estabilizarla e incrementarla, destacando la participación de Deer Park, que aporta ya un importante volumen de combustibles para el transporte”, destacó el directivo.

La estrategia actual de PEMEX enfatiza la exploración en áreas terrestres y aguas someras, al dar prioridad al desarrollo acelerado de nuevos yacimientos. Un aspecto crucial es la incorporación temprana de la producción de pozos exploratorios, lo que contribuyó a la disminución del tiempo requerido para poner en explotación los campos recién descubiertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *