15 de marzo de 2024.-En un lamentable suceso que ha conmocionado a la Ciudad de México, el encargado de despacho de la Fiscalía General de Justicia (FGJ), Ulises Lara, ha confirmado el hallazgo del cuerpo de Gisela González, trabajadora del Congreso de la Ciudad, quien fue brutalmente asesinada por su pareja, Ángel Garduño. Este último se encuentra actualmente bajo custodia policial.

El descubrimiento del cuerpo de González se produjo luego de una intensa búsqueda tras el reporte de su desaparición. Según declaraciones de Lara durante una conferencia de prensa en la sede de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), la pareja de la víctima, Ángel Garduño, despertó sospechas debido a sus declaraciones contradictorias en relación con la desaparición de González, lo que llevó a las autoridades a investigar más a fondo su posible implicación en el caso.

Las diligencias realizadas por las autoridades revelaron que Garduño estuvo involucrado en la desaparición de la víctima, cuyo cuerpo fue encontrado en los límites con el Estado de México. El análisis de las cámaras de seguridad también corroboró su responsabilidad en el crimen.

Ulises Lara destacó que cuentan con sólidos indicios que señalan a Garduño como el principal responsable del homicidio de Gisela González, lo que ha permitido avanzar significativamente en la investigación del caso.

El trágico suceso tuvo origen en una discusión entre Garduño y González por un seguro, según se desprende de los informes policiales. A pesar de los intentos de la víctima por evitar conflictos, la situación escaló hasta culminar en un desenlace fatal.

La hija de González fue testigo de parte de la discusión entre su madre y su pareja antes de salir hacia la universidad, pero al ser esto recurrente debido a las agresiones de Garduño, optó por abandonar el domicilio.

Garduño, tras cometer el crimen, contó con la ayuda de un vecino para encubrirlo. Juntos ocultaron el cuerpo y lo trasladaron en un vehículo hasta una guardería del IMSS, donde dejaron al hijo de dos años que la víctima tenía con Garduño.

El recorrido del asesino por las calles de Álvaro Obregón hasta llegar al Ajusco en el Estado de México, según registros de cámaras de seguridad, arroja luz sobre los desgarradores momentos posteriores al homicidio.

Este horrendo crimen ha puesto de manifiesto una vez más la urgente necesidad de abordar la violencia de género y fortalecer los mecanismos de protección para las víctimas. La FGJ ha asegurado que continuará trabajando con determinación para llevar ante la justicia a los responsables y garantizar que casos como este no queden impunes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *