Lagos de Moreno, Jalisco – El 28 de abril se tiñó de luto y preocupación cuando Arely Fernanda Torres Vega, de apenas 16 años y 1.56 metros de estatura, se convirtió en una cifra más dentro de las desapariciones que azotan el estado de Jalisco.

Según testimonios de su padre, Marco Antonio Torres, Arely fue arrancada a la fuerza de su trabajo en el bar «La Morenita», en donde laboraba como mesera. En un gesto aún más perturbador, los secuestradores la llevaron a su hogar para que se despidiera de sus seres queridos antes de desvanecerse en el aire.

La situación en Lagos de Moreno es alarmante. Solo en este periodo administrativo, Jalisco ha presenciado la desaparición de 846 mujeres, y de estas, al menos 132 eran residentes de Lagos de Moreno. Arely Fernanda no es un caso aislado; otros cinco jóvenes, Uriel, Dante, Jaime, Roberto y Diego, también se han esfumado, incrementando el clamor de las familias y la exigencia de respuestas efectivas de las autoridades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *