20 de marzo de 2024.-En un giro sorprendente, el cártel de Sinaloa ha tomado control de una mina en el municipio de San Ignacio, Sinaloa, tras la negativa de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de otorgar un permiso a la empresa privada Angeles Mine Corp, propiedad de Rubén Abraham Reyes Flores, para operar en la zona y extraer oro. Según informes del diario Reforma, el permiso fue denegado debido a la falta de consultas comunitarias para la puesta en marcha de la mina.

A pesar de la decisión oficial, el cártel de Sinaloa ha asumido el control de la mina sin autorización alguna y ha estado llevando a cabo operaciones en ella desde 2022. Estas actividades han sido observadas tanto a simple vista como a través de imágenes satelitales, y han generado preocupación debido a la presencia de surfistas, turistas y, especialmente, un santuario de tres especies de tortugas marinas en la zona.

El proyecto minero de Angeles Mine Corp fue rechazado por Semarnat principalmente debido a su ubicación, que buscaba explorar dos puntos específicos a lo largo del río Piaxtla y en las playas de El Patole. Esta área es conocida por sus campos agrícolas y granjas acuícolas, lo que generó preocupaciones adicionales sobre el impacto ambiental y social del proyecto.

La situación plantea serias preguntas sobre el control de la ley y la protección ambiental en la región, así como sobre las actividades delictivas del cártel de Sinaloa, que ahora incursiona en la explotación de recursos naturales. Las autoridades pertinentes están bajo presión para abordar esta situación y garantizar la seguridad de la zona, así como la protección de su frágil ecosistema y las comunidades locales afectadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *