15 de marzo de 2024.-En el marco del «Foro Frontera XXI: seguridad y desarrollo» celebrado en Tijuana, Baja California, la candidata presidencial de la oposición, Xóchitl Gálvez, del PAN, PRI y PRD, reiteró su compromiso de modernizar a Pemex sin recurrir a su privatización. En un enfrentamiento verbal con su contrincante de Morena, Claudia Sheinbaum, Gálvez enfatizó en la urgencia de transformar la empresa estatal para detener la pérdida de recursos y la contaminación ambiental.

«Yo lo que he planteado es modernizar a Pemex para que deje de dañar la salud de los mexicanos, para que deje de perder dinero», afirmó Gálvez ante una audiencia comprometida. La candidata subrayó la necesidad de alejar a la empresa de los hijos del presidente y enfocarse en su viabilidad futura.

Durante su intervención, Gálvez destacó que Pemex-Refinación ha sufrido pérdidas económicas significativas, ascendiendo a 800,000 millones de pesos durante la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador. Además, señaló que, sumando los rescates financieros y los impuestos no pagados, las pérdidas de la empresa ascienden a dos billones de pesos.

Gálvez no escatimó en señalar las consecuencias de estas pérdidas, haciendo hincapié en los programas sociales que se ven afectados por la falta de recursos. «Hemos perdido cerca de 2 billones de pesos en Pemex si sumamos lo que le hemos tenido que dar de rescate financiero y de lo que Pemex ha dejado de pagarle a México, en impuestos», afirmó la candidata.

La candidata también hizo referencia a las palabras de Sheinbaum, quien había sugerido que Gálvez buscaba privatizar Pemex. En respuesta, Gálvez negó enérgicamente esta afirmación y reiteró su enfoque en la modernización de la empresa estatal.

«Yo no pretendo privatizar Pemex. Yo lo que he planteado es modernizar a Pemex», aclaró Gálvez, desafiando las acusaciones de su oponente. Además, criticó el enfoque de Sheinbaum, sugiriendo que su visión optimista de México contrasta con la realidad de problemas como la violencia en Guerrero.

La postura de Gálvez busca presentar una alternativa viable para abordar los desafíos que enfrenta Pemex, enfocándose en la eficiencia, la sostenibilidad y la responsabilidad financiera, sin recurrir a la privatización de la empresa estatal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *