En una jornada cargada de emoción y nostalgia, el senador Alejandro Armenta, acompañado por su padre Rafael Armenta, realizó un recorrido por el tramo Salina Cruz-Coatzacoalcos del ambicioso proyecto Tren Interoceánico, impulsado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Este proyecto, que conecta el Océano Pacífico con el Atlántico, ha sido comparado en su importancia con el icónico Canal de Panamá, prometiendo convertirse en un «cinturón de progreso» para México y, en particular, para Puebla.

El senador Armenta, representante de Puebla en la Cámara de Senadores, destacó el potencial del proyecto para transformar la economía regional. «A lo largo de la traza del Tren Interoceánico se instalarán empresas, agronegocios e industrias», afirmó, subrayando la participación de trabajadores poblanos en su construcción y la asequibilidad de sus tarifas. Este proyecto no solo representa un impulso económico, sino también una recuperación de la herencia ferroviaria mexicana, una visión compartida por históricos presidentes como Porfirio Díaz y Benito Juárez, pero que había quedado en el olvido.

El Tren Interoceánico se perfila como una iniciativa de justicia social y orgullo nacional, según palabras de Armenta. Durante su viaje, el senador destacó la emoción y el aprecio del pueblo mexicano hacia este proyecto, visto como un reflejo del buen uso de los impuestos y del compromiso del gobierno actual con el desarrollo del país.

Además de su impacto económico y social, Armenta subrayó el significado cultural del proyecto, enlazando a estados hermanos como Puebla, Veracruz y Oaxaca a través de la historia y las tradiciones compartidas. «Para nosotros, el sursureste empieza desde Puebla», afirmó, resaltando la unión territorial en el progreso.

Finalmente, el senador expresó su alegría por compartir este viaje histórico con su padre, enfatizando el valor de la familia y las raíces en la construcción de un futuro próspero para México. Con el Tren Interoceánico, Alejandro Armenta ve un renacer del sueño mexicano, donde el progreso y la tradición se entrelazan, llevando a la nación hacia un futuro prometedor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *