Pachuca, Hidalgo a 1 de abril de 2024.- La desaparición de Homer Francisco Olvera Toral, un joven operador de tráiler de 32 años, ha desatado la preocupación y la exigencia de acción por parte de sus familiares, amigos y vecinos en Pachuca, Hidalgo. Homer desapareció el pasado 27 de marzo mientras conducía un tráiler doble remolque cargado de cilindros, dejando sin rastro alguno desde ese día.

Para demandar una respuesta urgente de las autoridades, la noche del domingo pasado, familiares y allegados de Homer bloquearon durante una hora el acceso a la caseta de la autopista Arco Norte y simultáneamente la carretera Tlahuelilpan-Tula, en el tramo que atraviesa el municipio de Tula de Allende. «Un trailero más desaparecido. Queremos a Homer en casa», se podía leer en las cartulinas que sostenían mientras clamaban por respuestas.

Según los testimonios de sus familiares, la última comunicación que tuvieron con Homer fue precisamente el 27 de marzo, cuando se encontraba en Tula, manejando el tráiler. Desde entonces, toda comunicación telefónica con él se perdió, lo que llevó a sus seres queridos a reportar su desaparición ante la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJH).

La Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas del Estado de Hidalgo (CBPEH) emitió una ficha foliada con el número 186 del 2024, incluyendo la foto y media filiación de Homer Francisco Olvera Toral, en un esfuerzo por facilitar su localización.

La situación toma un giro más preocupante al saber que, aunque el camión que conducía Homer fue localizado con su carga en una pensión ubicada en el municipio de Huichapan, Hidalgo, el joven operador no estaba presente en el lugar. Lo más desconcertante es que el último rastro del geolocalizador (GPS) de su teléfono celular, apagado desde entonces, fue registrado en la localidad de Palmillas, en San Juan del Río, Querétaro, aproximadamente a 20 kilómetros al oeste de Huichapan.

Los familiares de Homer Francisco Olvera señalan con indignación la falta de colaboración por parte de la empresa para la que trabajaba, Ermi, con sede en Irapuato, Guanajuato. Según ellos, la empresa parece estar más interesada en recuperar el tráiler que en ayudar en la búsqueda de Homer. Además, mencionan la preocupante situación de Guanajuato, donde en los últimos meses se han reportado «levantones» y desapariciones de personas, así como hallazgos de fosas clandestinas con una frecuencia alarmante.

Cabe destacar que tanto Huichapan, Hidalgo, como San Juan del Río, Querétaro, han sido testigos de la presencia de grupos delictivos rivales, dedicados al narcotráfico y al robo de combustible de tomas clandestinas en ductos de Petróleos Mexicanos, así como al asalto de transporte de carga.

La media filiación de Homer Francisco Olvera describe a un hombre de 1.78 metros de estatura, complexión delgada, cabello corto y ondulado, con una cicatriz en la ceja izquierda. Al momento de su desaparición, vestía un pantalón de mezclilla negro con franjas rojas y blancas, tenis blancos con negro, y una sudadera roja.

La incertidumbre y la angustia embargan a la familia y allegados de Homer, quienes instan a las autoridades a intensificar las investigaciones y a colaborar con información que pueda llevar al esclarecimiento de este caso y, esperanzados, poder reunirse nuevamente con su ser querido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *