En un trágico suceso ocurrido el pasado lunes 3 de junio, la emblemática estructura del antiguo edificio nocturno «El Patio», ubicado en la calle de Atenas en la alcaldía Cuauhtémoc de la Ciudad de México, se desplomó, dejando a su paso un saldo lamentable de dos personas heridas y dos vehículos completamente aplastados.

Según los primeros informes policiales, uno de los heridos transitaba por la acera cuando la estructura colapsó de manera repentina, cayendo sobre un vehículo tipo sedan estacionado en las cercanías, así como sobre un camión turístico y un oficial de policía que se encontraba en las proximidades.

La rápida respuesta de los Bomberos y el personal de Protección Civil fue crucial, quienes llegaron al lugar para iniciar las labores de rescate. En la actualidad, la zona permanece acordonada por personal de la Guardia Nacional y efectivos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), mientras se llevan a cabo las investigaciones pertinentes para determinar las causas de este trágico incidente.

El edificio «El Patio» no solo era un punto de referencia en la vida nocturna de la Ciudad de México, sino que también representaba un símbolo de una era dorada en la cultura y el entretenimiento del país. Fundado el 12 de octubre de 1938, este centro nocturno se erigía como un enclave exclusivo durante la Época de Oro del cine mexicano, ofreciendo una experiencia gastronómica internacional acompañada de espectáculos musicales y shows de alta calidad.

A lo largo de los años, «El Patio» fue testigo del talento de numerosos artistas de renombre, desde José José hasta Lucha Villa, Pedro Vargas, Thalía, Juan Gabriel, Emmanuel, Los Panchos, Alberto Domínguez, Lucía Méndez, y muchos más, quienes deleitaban al público con sus presentaciones en un ambiente distinguido y exclusivo.

Sin embargo, con el surgimiento de nuevos espacios para el entretenimiento y cambios en las preferencias del público, «El Patio» comenzó a perder su relevancia, culminando en su cierre definitivo en 1994. A pesar de ello, su legado perdura en la memoria colectiva como un ícono de la vida nocturna y cultural de la Ciudad de México.

Este trágico colapso no solo representa la pérdida de una estructura física, sino también el fin de una era y el dolor por las personas afectadas por este suceso. Las autoridades continúan trabajando para esclarecer las circunstancias que llevaron a este trágico desenlace y tomar las medidas necesarias para prevenir futuros incidentes de esta naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *